Header Ads

Crisis gastronómica en el Centenario

quincho
El Club Centenario es uno de los clubes más exclusivos de Paraguay, dentro del club hay 6 restaurantes que están a cargo de un concesionario, hoy en día Cartasso Catering.

El año antepasado, luego de varios años, Talleyrand sale del club e ingresa Cartasso Catering en su reemplazo.

Varias veces comenté entre amigos del rubro que es muy diferente manejar un servicio de catering que un restaurant, no solo por la dinámica diferente que tiene el servicio sino también por la estructura de costos que es totalmente diferente.

Luego de más de un año de Cartasso en el Centenario les puedo decir que: Los precios al consumidor final subieron, la calidad bajó notablemente y las porciones se redujeron.

Solía ser comensal habitual de su parrilla hasta que dejaron de traer ciertos cortes, la carne venia dura y la vaca muerta dos veces (sobre cocida hasta convertirse en suela) además de todo eso encontramos hasta la etiqueta de precio en una costilla. Es cierto que la etiqueta con el calor ya no es tóxica, pero, si ni siquiera tienen la delicadeza de retirar esa etiqueta como será el cuidado de higiene o como realizarán su mise en place.

Cambiando de restaurant. Hace dos semanas pasé por el Hoyo 19, luego de 9 hoyos queríamos algo que nos ayude a continuar y pedimos unas empanadas. Las empanadas son esos bocados que nos hacen la vida más agradable. Estas venían con gusto plástico y calentadas en el microondas. Patético.

Hace poco, leí que volvían a licitar el servicio de restaurantes del Club, espero que otorguen la concesión a alguien que entienda del negocio y que sepa que la comida es un punto importante de reunión de los socios.

4 comentarios:

  1. Realmente me agrada ver que alguien defienda la gastronomía de una manera así. Normalmente todos aceptan y callan. Un placer leer tus escritos
    Javier

    ResponderEliminar
  2. Tenés toda la razón Rubén, uno esperaria que el nivel de la comida del cente esté acorde a la calidad del club, pero la parrilla en especial deja mucho que desear. A nivel de variedad no hay mucha, pero tampoco hay mucho espacio, y hasta se le podria entender, pero en cuanto al desnivel de calidad, algo se tiene que hacer. La carne (que siempre fue su punto fuerte) hoy decepciona. Y la mise en place, tambien.

    ResponderEliminar