Header Ads

Rivera. Un boliche con ambiente espectacular

barrarivera
Espectacular Barra de Rivera
Diciembre es el mes más movido del año. Despedidas, fiestas y reencuentros están a la orden del día, todos los días.

En uno de esos encuentros fue que paramos en un boliche nuevo que está en pleno centro de Asunción. Les cuento como pasamos. 

El lugar es sencillamente espectacular (quien diga lo contrario es por pura envidia). El bar está en segundo piso y es una de esas casonas antiguas que pululan por el centro, desde el momento de entrar hay buena vibra; la entrada está algo tocada de manera bastante interesante, de repente se conjugó algo moderno dentro lo antiguo de la construcción.

Al llegar al piso de arriba uno se encuentra con un ambiente cálido, una barra muy linda y las mesas bien distribuidas aunque lo mejor está en el balcón. El balcón les regala una vista espectacular del centro asunceno, con sus edificios bien iluminados. 

Voy al tema que interesa. La comida. Llegamos en patota, pedimos cervezas, caipirinhas, whiscolas etc y de repente llega la carta que me hubiese gustado sea más colonial, mas vintage como la casa. 

Pedimos unas pizzas (que no probé, quizás alguno de ustedes me de una pista luego), unas picadas de pollo al sesámo que viene con lomo a las tres pimientas Gs. 35mil (Poco menos de USD 7,00 al tipo de cambio actual) y de repente encontré algo totalmente diferente a lo que había visto en Asunción. Riñones al Cognac Gs 25 mil (Menos de USD 5,00 al tipo de cambio actual), como me encantan las churas, venga un riñoncito!

Mientras esperamos la comida comentamos lo bueno del boliche, muy pero muy buena onda en serio. Música en vivo, excelente ambiente, hermosa noche. estaba todo perfecto hasta que llego la comida. 

Voy a tratar de ser lo más objetivo posible. El pollo al sésamo y el lomo a las tres pimientas llegaron con buena pinta pero sin sabor. Sosos al extremo y el lomo venía cortado tan pero tan chico que no servía ni para un guiso. 
terrazarivera
Desde la terraza

Párrafo aparte para los riñones. El tipo que pide churas en un lugar es porque no sabe lo que pide o porque le encantan, son dos extremos. Blanco y negro. Los riñones llegaron muy cocidos (es un problema del país que le encanta el animal doblemente muerto) y así como el lomo de arriba, estaba cortado en trocitos tan pero tan pequeñitos que para evitar el estrés deje el plato a la mitad. Al igual que los platos que comento arriba, estaba soso, tenía una salsa que la hicieron complicada, sin sabor a cognac o quizás el cognac era de una calidad muy pobre, no interesa realmente a estas alturas.

Con ánimos de dejar una crítica constructiva mejoraría la sazón de los platos, el tamaño de los bocados es importante pues de nada sirve que venga algo que parece grande pero finalmente no se puede comer sin cucharas y el servicio. 

El mesero que nos atendió tenía muy pero muy buena voluntad pero estaba sobrepasado para la cantidad de gente, se le perdieron pedidos, mucha demora etc. 

Evaluando a Rivera como boliche que finalmente es, tengo que felicitar a los dueños por hacer algo con tan buena onda en un lugar con onda como es el centro de Asunción. 

Volveré una y mil veces (esta vez ya cenado) pero solo a tomar unas cervezas y escuchar algo de buena música.

Dirección: Estrella e/ 14 de mayo y Alberdi

6 comentarios:

  1. Hola Ruben, nos gustaría saber en que podemos mejorar de tal manera a tomar medidas inmediatas, nustro mail es riveraclubasuncion@gmail.com, ya que mejorar la comida es muy amplio, sabemos que tenemos muchas cosas que pulir y clientes exigentes es lo que queremos! Siempre información como la que nos podes proporcionar es importante, más viniendo de un profesional de la gastronomía como es tu caso, te invitamos a conocer nuestra cocina, nuestro staff, los ingredientes que usamos y poder intercambiar experiencias, de tal manera a que tu proxima noche en Rivera sea perfecta! Esa es nuestra misión!
    Podes contactarnos al 0981-216007
    Gracias Ruben!

    ResponderEliminar
  2. La verdad que tuve la misma critica las veces que fui... absolutamente sin sazón los platos... quien esta en la cocina ha de tener las papilas muy sensibles o algo asi, porque platos muy lindos llegan con sabor a nada... concuerdo con el ambiente y el lugar, es uno de los lugares mas lindos y comodos que hay en Asunción en la actualidad, ojala se ocupen del tema de la comida.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios todos.
    Rivera, te dejo mi correo
    alvarenga.ruben@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Yo fui en los primeros días de enero, y es así mismo como lo describiste, la comida muy opaca, la atención fue lenta, mucha gente y pocos mozos, uno no puede pedir en la barra y que te lo lleven a la mesa, únicamente con el mozo, pero bueno, fuerza! el lugar esta buenísimo.

    ResponderEliminar
  5. gracias por colaborar con tu comentario dallardo!

    ResponderEliminar
  6. Hace una semana estuve ahi, realmente es un ambiente espectacular, aunque tengo algunas criticas constructivas que espero pudiera ayudarles a mejorar. Primero, lo de la sazon de las comidas, yo por lo menos soy alergico a la sal agregada a las comidas, o sea ya deben de estar sasonadas para poder comer..., segundo, mucha gente y pocos mozos, aunque reconozco que los chicos hacen todo lo posible con la ayuda de los de la barra y el cajero multifuncional, creo que aun asi demoran los pedidos del menu...., terceo, la variedad de musica, por el tiempo de horas que estuve ahi, no he escuchado variedad, todo era un mismo ritmo..., cuarto, algo que no me gusto fue que vi y escuche cuando me acerque a la barra es que uno de los mozos, creo yo que tal vez sea el jefe de personales, le reto-grito a uno de los chicos de la barra, dando la expresion de tratarlo inadecuadamente delante de tanta gente y en pleno ritmo laboral, sinceramente yo en el lugar del chico dejo todo y me voy..., y quinto, felicidades a los dueños, realmente un hermoso lugar, animo y mucho exito.., porque pienso volver a ir, junto con mis amigos y compañeros....hasta la proxima.-

    ResponderEliminar