Header Ads

Chopp Pilsen en "La Alemana 2"

Realmente esta nota surge de un hecho totalmente esporádico y para nada programado, algunos dicen que cuando no programas algo, es allí cuando sale bien, esta vez coincidió y así fue.

Una tarde cualquiera, ya al filo del horario de salida de la oficina, mi compañero Carlitos me pide que lo acompañe al micro centro para ir a buscar algo a un local, accedí y fuimos a la tienda a buscar sus cosas, lo que no contábamos es que casi al lado de este local, esta la vieja y tradicional fiambrería "La Alemana II", si, esa que como el flautista de Hamelim te llevo hacia adentro con su estela de aromas cuando alguna vez pasaste cerca de Montevideo casi Pte. Franco en la zona vieja de Asunción.

-Yo voy a comer algo- me dice Carlitos y ya vamos entrando. El local tiene en la entrada (como recibimiento) un horno dorando tiernos lomos de cerdo, ingresas y ya pasas a la fiambrería propiamente tal en donde se venden productos casi en su totalidad de Embutidos Ochsi; chorizos, polonesas, frankfurters, Schnitzels, morcillas, jamones, perniles, salames y todo lo que se puedan imaginar en torno a derivados de cerdo. Caminando mas al fondo llegamos su tradicional bar-comedor en donde muchos esperan parados su turno para obtener un lugar libre y poder comer allí (cosa que siempre me sorprendió y no de manera muy grata), en ese momento había lugar por lo que hicimos nuestro pedido sin problemas.

Su variedad de comida y minutas es similar a la de cualquier bar típico del centro de Asunción, con pasteles de carne, menú de comida cada día, etc. pero lo realmente bueno esta en los derivados de cerdo, el sándwich de carne fría con pan especial es Supremo, Los sándwiches de chorizo, la costillita de cerdo ahumada con ese color y aroma que te impide no pedir uno, las croquetitas picantes de cerdo y hasta los panchos tienen mucha salida en el lugar, todo chacinados Ochsi.

Como dice mi amigo Gusbar, "no hay macho que coma cuatro croquetas picantes en la Alemana", y como me gusta el picante y nunca pude comer cuatro, pedí tres. Cuando me preguntaron: -¿Que va a tomar señor?- automáticamente y hasta casi sin quererlo dije: -¿Que cervezas tienen?, entonces me rezan los mismos productos Cervepar de todos lados, pregunté si había Munich, tampoco, pero me dicen que hay Chopp Pilsen, y me quedé con ese. (al chopp se lo llama también Cerveza Tirada)
Nos sentamos un la enorme barra que tiene el lugar en el que el espacio por persona es muy justo y bien delimitado, pero cómodo.

Carlitos se pide un cargado y aromático sándwich de carne fría (cuyas fetas provienen de horno con lomos de cerdo que está en la entrada) unas croquetas y gaseosa. Empezamos a conversar de vacas perdidas y ya vienen mis croquetas picantes seguidas de una sudorosa y fría manija de Chopp, además me traen también la salsa picante casera, muy fuerte. Por supuesto que hago caso omiso de dicha salsa, pero las croquetitas tenían una textura, con la temperatura perfecta y se notaba que estaban recién hechas, bien picantes pero con el sabor casi perfecto que le aporta la carne de cerdo, todo esto seguido del Chopp mas rico, Chopp Pilsen (favor no confundir con la Pilsen embotellada, que es otra cosa), este chopp de aspecto fresco, de espuma consistente y cremosa paliaban como un bálsamo el picor en lengua, de las croquetitas que iba comiendo, un hermoso dorado y suave aroma, una espuma compacta como debe ser, eran la combinación perfecta para mis croquetas de cerdo, por lo visto la rotación de sus barriles es buena, y el mantenimiento de su sistema dispensador se hace correcta y regularmente, ya que esto incide en el chopp, sobre todo en su oxidación (cuando los dispenser están mal, el liquido suele salir muy acido).

Todo esto transcurrió en un simpático pero agradable entorno de conversaciones ajenas de los demás clientes, rodeado de una sinfonía de aromas a deliciosas frituras, comidas horneadas, cerdo, embutidos, condimentos, bebidas y toda esa atmosfera de un lugar cargado en el que la simplicidad y lo poco formal increíblemente ganan por calidad de productos y también por años de tradición. Si bien, su propuesta cervecera no es de lo más amplia, recomiendo su Chopp.

Resalto lo simple y agradable del lugar, la calidad de sus productos y la seriedad que caracteriza a sus dueños alemanes, lo sencillo que no tiene que ser malo, claro ejemplo son los 10.000 Gs que gaste en esa hermosa tarde/noche en dicho local.

Publicado tambien en: www.amantesdelacebada.blogspot.com

4 comentarios:

  1. Muy bueno el articulo. Gracias por colaborar
    Wellcome

    ResponderEliminar
  2. Buena nota Ruben.
    Me encanta la introduccion a tu blog :)
    Adoro la comida gourmet, pero hago trampitas tbm
    Te cuento que vivo a la vuelta de la Alemana 2 y ya cambie de camino pues es tentador el olorcito al pasar...

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo el artículo, es así mismo y la calidad y buena atención se mantiene a través del tiempo. Conozco el local desde fines de los 80. Recomendable!

    ResponderEliminar